lunes, 12 de mayo de 2008

SE VENDE MADRID. Razón: el Ayuntamiento

Asistimos callados y paradiños a la venta de Madrid por trozos por parte de las autoridades municipales a sus amigos los empresarios corruptos.

Una vez urbanizado con edificios horribles y vacíos todas las huertas, secarrales y desiertos de los alrededores de la capital ha llegado el momento de cargarse el centro.

La Gran Vía madrileña parece cualquier cosa menos la Gran Vía madrileña, es un patético catálogo de franquicias aberrantes: Starbucks, Zara, Burguer King, Café &Co y un sin fin de mierdas más que no sirven ni dicen nada. Vamos, que podrías estar paseando por las calles de cualquier ciudad media de Wisconsin y encontrarte exactamente lo mismo que en la Gran Vía madrileña, repito: madrileña.

Vivo al lado de los cines Luna, es decir, al lado de la zona "Triball".... os cuento. Desde que estos piratas del siglo XXI se han instalado en el barrio hay más "personajes pintorescos" que nunca y curiosamente a determinadas horas del día aparecen como por arte de magia y desaparecen de igual modo al caer la noche. Es decir, no duermen en las calles, los traen a mear y revolver basura. Es más, parecen extras de "Alguien voló sobre el nido del Cuco".

Las fuerzas vivas del barrio hemos decidido que esta gente es de atrezzo. Probablemente los saquen de alguna institución psiquiátrica durante el día, los sueltan por el barrio a "hacer sus cosas" y se los vuelven a llevar más tarde.

Los responsables de Triball, en la edición del sábado del diario CINCO DÍAS, comentan que su intención es erradicar los comercios de chinos del barrio. Ya lo creo. Curiosamente desde hace unos días, estos establecimientos tiene en sus puertas un nutrido grupo de personas sin techo, sin baño y sin nada y nunca, repito, nunca había estado el entorno de la plaza tan sucio. La policía, hay seis en total en la plaza, como quien oye llover. La verdadera fiesta está en el triángulo de Ballesta.

Llamadme teórica de la conspiración si queréis, pero es lo que hay. Lo veo todos los días unas ochenta veces al día.

Yo salgo- o salía- de noche por el entorno de la plaza del 2 de Mayo. Bebía en los bares, el Cabreira mi favorito. Desde hace un año este barrio parece Irak, no hay quien entre o salga, ni siquiera de su propia casa, sin llevarse un palo o un insulto por parte de la policía. Hay más policías que personas y en determinadas calles, como San Vicente Ferrer, puede haber más de 50 policías todos los fines de semana. De locos.

Según pasas San Vicente Ferrer y Corredera Baja de San Pablo, empieza la verdadera fiesta de Madrid. Gente meando, vomitando, fumando chinos, recibiendo o dando navajazos, hombres pegando a mujeres..... un fiestón. Ni un solo poli. La gente verdaderamente peligrosa es la que quiere entrar en un bar a beber.

Hace poco alguien que conozco vió a un hombre pegando a una mujer en un portal. La calle estaba llena de madera pegando a gente que salía a tomar algo a los bares. La policía tardó en presentarse para lo de la mujer 45 minutos y desde donde estaban situados se veían unos 100 policías.

Noticia de última hora: A partir de ya, todos los centros comerciales de la región podrán abrir las 24 horas del día. Está bien saber que no te puedes tomar una copa a partir de las tres de la mañana, pero en cambio, tienes la posibilidad de ir al Carrefour de San Sebastián de los Reyes cuando quieras.

Ya sabemos lo que nos conviene: trabajar, consumir y callar. Bienvenidos al futuro, esclavos.

1 comentario:

David Bizarro dijo...

Espero verla esta noche por el Nasti, porque este viernes parto a las Galias para preparar la semana de festejos y pre-estreno gallego de "¡Maldito bastardo!".

A la vuelta, llegaré con un par de camisetas modelo Winona y un par de CD-R's. Si quiere, quedamos para tomar unos mojitos en el Caprabo...

¡Hay que ver cómo está el patio!