miércoles, 25 de junio de 2008

Madrid me mata

Vale. Lo confieso. No escribo desde hace dos semanas porque no tengo nada alegre/divertido/estúpido que contar. Madrid me mata. Aquí no hay quien viva. Este maldito país es una gran pocilga. No me salen más frases hechas.

-Ha llegado el infierno después del invierno, qué bien. Pasamos de la chupa a andar en pelota picada en cero coma cuatro segundos, muy sano.

- La policía sigue tomando mi barrio día sí y día también. Muy divertido.

- Los festivales de mierda de verano han acabado con los directos de grupos en salas. Fantástico.

- El helicóptero que sobrevuela mi casa las 24 horas del día, los 7 días de la semana cada vez vuela más bajo. Juraría haberlo visto en el salón.

- Van a hacer obras en mi edificio. No se si huir del país o pegarme un tiro.

- Encima va la selección de fútbol y gana no se qué estupidez de partido. Toda la ciudad en la calle haciendo el memo, quemando cosas y molestando a los que nos suda la polla ver a veintidos hombres hechos y derechos corriendo como colegiales detrás de un balón, mientras ochocientos mil neanderthales les jalean o insultan.

- Que si jornadas laborales de doce horas, no a los convenios colectivos y hay que echar del país a todos estos "que vienen a robarnos el trabajo y las mujeres". No he visto a nadie escandalizado aún.

- Los de Triball están organizando otra feria gastronómica y artesana en la plaza de los cines Luna. Ya no se cortan un pelo y ponen su logo junto con el del ayuntamiento de esta cloaca de ciudad en cada stand.

Duda existencial: ¿Por qué tocan siempre los mismos grupos- de aquí o de allí- en todos los festivales cutres y prescindibles? Ya sabes, esos que son en pueblos, que los paga el Ayuntamiento y los cabezas de cartel son Dorian y Ladytron. No me puedo creer que sea una coincidencia.

3 comentarios:

pepper adams dijo...

¿quien o que es tribal?
desde aqui me lo pierdo todo...

Anónimo dijo...

TriBall (triángulo de Ballesta),empresa dedicada a la especulación inmobiliaria en pleno centro de la capital. Unos amigos de alguien se han comprado todos los prostíbulos de la zona y similares con el objeto de echar a todo Dios, cerrar todas las discotecas y repoblar la zona con pijos singles y sus Starbucks. Un infierno.

Anónimo dijo...

Yo doy mi testimonio de que hace más de un año huí de esa ciudad porque ya apestaba. ya sabía de lo de Ballesta y del latente racismo garrulo; pero reconozco que la completa anulación de la vida cultural -majetes, que para eso hice lo del matadero gastándome dos duros- es lo último.
eso sí, pregunta a cualquier guiri de erasmus o madrileño de provincias y te dirá que es la mejor ciudad del mundo. ayyyy
fdo. alberto