martes, 1 de julio de 2008

España y Cuatro

Hace una semana que los nobles habitantes de la zona centro no dormimos nada. Entre el calor y la masa eufórica, beoda y neandertal de fanáticos rojigualdos aquí no hay quien viva.

Yo me alegro un montón por el equipo que al parecer ha jugado muy bien y tal, pero, ¿Realmente es necesario morir, destrozar, quemar y arrasar con todo y con todos celebrándolo? Yo creo que se les ha ido de las manos. A todos, a la masa y a los medios de comunicación para la masa. La gente es gilipollas y los medios juegan con esa carta a su favor, manipular a unos cuantos millones de alienados debe resultar facilísimo visto lo visto.

Ayer lunes me tragué la gala de vuelta a ¡España!, ¡España! en Cuatro, el canal más demencial de la historia, de los gladiadores. Tenían que celebrar con "la afición" el triunfo y destrozar lo poco que quedaba en pie del día anterior. El Circo Romano debía de ser así, o muy parecido.

Los gladiadores de fútbol- media de edad unos veinte años- iban subidos en un autobús poniéndose ciegos de birra y copas y dando saltos y sacándose piojos, parecían monos en un zoo. Había algún viejo por ahí , que deduzco que era de la Federación, uno parecía el bajo del Dúo Sacapuntas, sin más datos.

La masa les perseguía con banderas gritando como locos, incluídas las del aguililla, buen rolleras por naturaleza.

Y al llegar a Colón, la locura colectiva: bailaron la Conga (cosa que agradecí y con la que reí un montón), siguieron bebiendo y agradecieron a la afición todo lo conseguido y la gente como loca, que si viva España por aquí, toreros por allá...

Uno de ellos, un tal Reyna, se marcó un speech, pero como iba todo ciego no se le entendía absolutamente nada. La gente respondió a tope. Parecía aquello Loca Academia de Policía VIII ¿?

Mantearon a Luis Aragonés, que tendrá unos 70 años, le podían haber roto la cadera o algo, estos jóvenes... Acto seguido y en plan broche final apareció un muy envejecido Manolo Escobar a marcarse un playback de... ¿Lo adivináis? Pues eso, un casposo "Que Viva España" y toda la chavalería encantada de la vida.

Pero ahí no acabó la cosa. Se fueron al plató de Cuatro, que estaba al lado, les dieron botellas de sidra, escanciaron,el tal Reyna- animador sociocultural oficial del acto, desplazando al insoportable de Carlos Latre como maestro de ceremonias- contó chistes de los de ¡Camarero! y todo el mundo contesta, ¿Qué?, hicieron el primate un poco más y ¡Hala! A churrar a otro lado y sin cámaras, por favor. Dejaron el plató hecho una puta mierda y Angels Barceló encantada de la vida. Ya sabemos cómo es la chavalería-tipo cuando celebra. Acabaron el informativo-gala-circo romano sentados en una especie de grada la mismísima Angels y unos cuantos periodistas deportivos del entorno Prisa que iban todos vestidos igual. Parecía que estaban en un gimnasio de colegio. Por la vestimenta y por el tono de su discurso.

Yo no entendí nada de nada, y me lo tragué entero para ver si llegaba a comprender de una vez por todas todo esto de la magia del deporte. Quería ser como todos. Pero no, no me convence nada, paso.

2 comentarios:

andrés dijo...

mil gracias.
era lo que me faltaba, claramente.
en ny el futbol es de hipsters (léase modernos) y los bares de williansburg que ponían el partido estaban abarrotados.
llegamos con el partido empezado y lo alemanes ocupaban las primeras filas.
y gano españa.
yo no lo pude ver porque los americanos y los alemanes son más altos, pero estaban todos (los alemanes no) encantados.
derrepente oi gritos de viva españa pero con acento yanki.
total que todo se pega.
luego al acabar el artido pusieron camaron y paquito el chocolatero para que la gente siguiese bebiendo (eso sí, paquito el chocolatero en la versión original orquestada, nada de charanga, interpretada por la orquesta de RTVE).

aarón dijo...

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/17/comunicacion/1213732479.html
Y SIENTETE ORGULLOSA!