martes, 22 de julio de 2008

La guerra de festivales: Yo estuve allí

Este finde, el finde loco de festivales, servidora se presentó en uno de los frentes abiertos, el del FIB en Madrid.

Llegué pronto porque quería ver a los primeros de la tarde, The Rumble Strips, pero un problema con las listas, la señalización y el "no hay ordenadores ni impresoras ni nada de producción en este recinto" nos impidió a los 500 que allí estábamos entrar a tiempo para el concierto. A todo esto estaríamos a 45 grados a la sombra (que no había). Mal.

El sitio mola para conciertos, un parque en el quinto coño, no recuerdo cómo se llama la zona, llegué y me fui en taxi sin problemas.

El cartel y los horarios, una pena, la verdad. Nos perdimos a los Rumble, los mejores de la noche y tuvimos que aguantar a:

Babyshambles: son como Seine pero en malos.

Siuxie: a mi me encantó, pero no soy nada objetiva con ella. La quiero demasiado.

Morrisey: no me esperaba nada y me lo pasé teta. El grueso del público vino exclusivamente a verle a él.

Mika: el alumno aventajado de OT, más de uno quisimos esperarlo a la salida y darle una muy merecida paliza por cabrón. Un espectáculo tan vacío como lamentable, parecía la cabalgata del orgullo gay.

Hot CHip: confirmado, no me gustan nada.

My Bloody Valentine: reconozco que fue lo que me hizo ir hasta allí, pero no lo disfruté, ni era el sitio, ni la hora, ni nada de nada. Hay conciertos que solo se pueden disfrutar en sala y en petit comité.

Por el bien de todos espero que todos lo promotores de festivales reflexionen un poco sobre todo lo ocurrido este año. Entre nosotros: menudo imagen.Este año les voy a pedir a los RRMM un poco de criterio, orgullo y dignidad para los promotores galácticos patrios. Ea.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

lo de mika imposible describirlo mejor. ole!

Povidona dijo...

jajaj, pete doherty entonces es como nacho seine pero en malo?
m'ancantao lo de la organización..